Rob Manfred y los dueños sabían que su última oferta sería rechazada

El martes, antes de que el negociador de MLB, Dan Halem, presentara a la MLBPA la “mejor y última oferta” de la liga antes de cancelar juegos de la temporada regular, los 30 propietarios de los equipos se reunieron en una llamada de Zoom. En la llamada, que no se informó anteriormente, MLB encuestó a cada propietario para asegurarse de que tuviera los 23 votos necesarios para apoyar la propuesta.

El tono de la llamada de Zoom, según tres fuentes, dejó en claro que incluso más propietarios caerían en el bando del "no" si el primer umbral del CBT superaba los $220 millones, el número que estaban a punto de proponer.

¿El problema con eso? La Asociación de Jugadores ha dejado muy claro que no aceptará un umbral de CBT por debajo de los $230 millones. Esta división subraya la duración potencial de este paro laboral. Es difícil ver que alguna de las partes se comprometa en este punto clave, y el CBT no es la única área donde quedan diferencias significativas.

Esencialmente, una oferta que la MLBPA consideró demasiado limitada para cuatro dueños fue como demasiado generosa, y otros amenazaron con unirse a ese lado. ¿Y te preguntas por qué no estamos viendo los juegos de entrenamiento de primavera esta semana?


A pesar de todo lo que se habla de "buena fe" y "mala fe" en estas negociaciones, los detalles anteriores dejan en claro que no es tan simple.

Halem y el comisionado Rob Manfred pueden, de buena fe, desear personalmente que la temporada comience a tiempo. Pero el hecho de que ya estén lidiando con cuatro dueños en el lado del “NO” en una propuesta no inicial deja bien marcado el desafío de mantener unida a su coalición y armar una oferta para los jugadores con la que los propietarios de mercados pequeños y grandes puedan vivir.

Algunos de los propietarios más agresivos, que alegan dificultades financieras sin mostrar sus libros, sintieron el martes que ya habían hecho un compromiso significativo al aceptar unos playoffs de 12 equipos, en lugar de 14 equipos, que MLB prefería fuertemente.

Los propietarios también sintieron que al reducir las tasas del CBT a los niveles de status quo, habían hecho otro movimiento significativo en la dirección de los jugadores. A los jugadores les pareció absurdo enmarcar un regreso a un status quo con el que estaban profundamente descontentos, y es fácil ver su punto de vista en eso.

Una facción de propietarios agresivos ha dificultado durante mucho tiempo armar una propuesta que parezca justa a los dueños. En las reuniones de los dueños en Orlando, Florida, el mes pasado, una persona que estuvo allí dijo que algunos dueños se comprometieron a “no subir ni un centavo” del CBT actual de $210 millones.

Al tratar de lograr un equilibrio entre complacer a esos dueños y otros, como Hal Steinbrenner de los Yankees y Steve Cohen de los

Mets, que quieren un CBT donde el castigo o penalidad sea menos y una temporada completa. Halem se vio obligado a presentar una propuesta que estaba muerta cuando aterrizó en la mesa de los jugadores el martes.

En su propia llamada de Zoom, los jugadores expresaron una opinión unánime para rechazar la propuesta y su umbral de TCC de $220 millones.

Poco después, Manfred anunció la cancelación de juegos de la temporada regular.

En el futuro, es difícil ver exactamente cómo el comisionado podrá complacer a los dueños y al sindicato. Y lo peor es difícil ver que suficientes dueños reconozcan la urgencia de volver al terreno de juego. (Credit Andy Martino MLB Insider)

151 views0 comments